ON THE ROAD: ÚBEDA

¡Andalucía, hemos vuelto!

Ya sabéis lo que nos gusta bajar al Sur. Siempre nos recibe con su caloraso y con el arte de todos los que celebran bodas allí.

Esta vez, los culpables de nuestras naricitas quemadas por el sol fueron Sara&Antonio. Su historia de amor no os la vamos a contar hoy, porque venimos a enseñaros las bondades ubetenses (¡ahí tienes el gentilicio, San!); pero es una historia de lo más bonita.

Sara y Antonio vivían uno en frente del otro, en la misma calle… ¡Que no! ¡Que hoy no, hombre!

Llegamos a Úbeda el Viernes Santo y, para los que no lo sepáis, Úbeda es ciudad de Semana Santa. Lo que significa que hay procesiones a tutiplén y que el ambiente en la calle es, como lo diría… Ehm, no se puede caminar por el centro.

Pero, a nuestra llegada, estaba la encargada de que nuestro finde en Úbeda haya sido de lo más confortable. Beni, la tía de Antonio, nos acogió en la que había sido su casa un montón de años y nos quiso cuidar como si nuestra propia madre estuviera allí. Beni, eres la mejor.

Ya acomodadas, salimos a las calles con la firme intención de ver la ciudad y tomarnos unas cervecitas fresquitas, que el tiempo lo requería. Y eso hicimos, solo que por el camino nos cruzamos con una procesión al mediodía y yo, que soy muy de Semana Santa, le pedí a San que nos quedáramos un ratito a verla.

Processed with VSCOcam with c1 preset ubeda2 ubeda3 ubeda4

Ya por la tarde llegó el tercer muymuy, Erny, recién llegadito de Málaga y con tres torrijas bajo el brazo que nos traía de parte de su familia. Bravo.

Por la noche, Sara&Antonio habían preparado unas cañitas y tapeo preboda en la Lupo Taberna, así que fuimos a darles un achuchón y fichar a sus familiares y amigos más cercanos (que siempre viene bien de cara a la boda).

El sábado, día de la boda, solo tuvimos tiempo de ir a cenar por el centro y a la cama, que el cuerpo nos pedía descanso; y desayunar, desayunamos en casa de la novia como unos marqueses. ¡Gracias, familia de la novia!

ubeda5

Domingo de Resurrección, procesiones matutinas y turisteo. Para no complicarnos la vida, fuimos directos a desayunar a la Plaza de Andalucía y de ahí, a la oficina de turismo, a ver qué se nos ofrecía. La primera recomendación fue que visitáramos la Sinagoga del Agua, así que allí fuimos. Vaya cosa curiosa, porque se entra como por una tiendita, que está en una finca de pisos normal… y ¡TACHÁN! Pasas por otra puertita y estás en un despacho de la Inquisición y, detrás, tachán otra vez, una sinagoga, con la casa del rabino adjunta, una planta inferior con mikve y una bodega con sus dos cocinas.

Y lo más curioso de todo, es que la descubrieron hace poquísimo. En fin, id y que os cuente la historia la guía que yo para esto no valgo.

ubeda6 Processed with VSCOcam with c1 preset ubeda8 Processed with VSCOcam with e6 preset ubeda10 Processed with VSCOcam with e6 preset Processed with VSCOcam with f2 preset

En fin, que todo lo que dicen de Úbeda es cierto y que los Cerros existen.

No quiero acabar este post sin darle una bienvenida grandota a Erny, que nos ha aguantado durante 3 días y un largo viaje de vuelta; y sin volver a dar las gracias a Beni por el cariño con el que nos ha tratado todo el finde.

¡Bajen al Sur, señores!

Un abracito.

almu.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *