Feliz Día del Padrino

Hoy es un buen día para hablar de los protagonistas en la sombra de las bodas.
Esos hombres que están al lado de la novia, apoyándola en sus momentos de nervios aguantándose los suyos propios.

Recorren, igual que ella, el pasillo (en sus mentes, eterno) hasta donde está el futuro marido esperándoles con la madrina. Y todo eso lo hacen con una cara de orgullo y satisfacción alegría que es única.

Por eso, hoy queríamos dedicarles el post. Porque antes que padrinos, son padres. Ese sí que es un pasillo largo de recorrer.

La relación de un padre y su hija es, cuanto menos compleja. Explicamos:

-¿Vas a salir así vestida?
-A ver, ¿cómo voy vestida?
-Pues así
-Pues sí, ¿voy mal?
-Tú verás, haz lo que quieras.

He ahí una conversación intensa, profunda, con un fondo solamente perceptible para los que saben leer entre líneas. Entendéis lo que digo, ¿a que sí?

-¿Con quién vas a salir?
-Con un amigo
-¿Y qué amigo es?
-Pues papá, un amigo, qué pasa, ¿te parece mal?
-Tú verás, haz lo que quieras.

Elipsis: X años más tarde, ese amigo te está esperando en el altar.

Y ¿qué hace el padre de la novia? Pues sentirse orgulloso, y un pelín tristecillo también. Es de entender. Es su hija la que se casa, con la que discutía por cómo vestía.
Porque la ternura de un padre reside en ese instinto protector que no pueden evitar, aunque en ocasiones intenten ser un poco más modernos. Porque por su cabeza revolotean un millón de ideas concentradas en una sola: que no le pase nada, que sea feliz. Pero su chica, su verdadera chica, se ha hecho definitivamente mayor (lo que, inevitablemente, les hace a ellos más mayores. I’m sorry). Pero tranquilo, padrino, ella seguirá queriendo (¡o al menos yo!) que la cuides como siempre.

Y es justamente eso lo que les hace ser tan especiales. Lo que hace que como se miran un padre y una hija el día de la boda…
No os creáis, que entre un padre y un hijo que se casa, la cosa no es tan distinta… Pero dejan todo el terreno a la madrina, como buenos galanes que suelen ser.
Y cuando el padrino es un hermano… Ay. Después de tantas peleas… ahí estáis. Como poco una lagrimilla orgullosa cae.

muy muy felices _ padrinos muy muy felices _ padrinos muy muy felices _ padrinos muy muy felices _ padrinos muy muy felices _ padrinos

En fin, que deseamos muy fuerte que este año se dejen de pijamas y corbatas; y que vuestras chicas se curren un regalo molón con alguna de estas fotitos enmarcadas en grandote.

¡Feliz día Día del Padre, Padrinos!

almu.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *